Desafíos de educar en casa.

Educar en casa tiene grandes desafíos. Hay que enfrentar una serie de obstáculos que van surgiendo a medida que avanzamos en el proceso de enseñanza y crianza. Opiniones desafortunadas de familiares, frustraciones al momento de enseñar contenido, impaciencia, choque de caracteres al interior de la familia, falta de tiempo, de recursos, entre otros, son parte del proceso al cual la familia que decidió retirar sus hijos del sistema, debe enfrentarse.

 

Parece una frase cliché pero, los padres queremos lo mejor para nuestros hijos. Queremos que tengan una mejor calidad de vida que la que pudimos tener nosotros. Si fuera posible, quisiéramos que no pasaran por ninguna dificultad. Quizás es por eso que, en un comienzo, cuestionamos tanto la decisión de educarlos de una manera no convencional. El temor al fracaso es uno de los grandes problemas a solucionar. Por eso, es importante que la familia tome una decisión profunda en el corazón, antes de emprender el desafío de educar en casa. Esa convicción, permitirá afrontar las adversidades que plantea el camino.

 

A su vez, otro de los mayores desafíos de educar en casa es superar nuestra mentalidad de educación tradicional. Claro, es muy probable que nosotros, como padres, hayamos sido educados en el sistema convencional y queramos, consciente o inconscientemente, llevar las prácticas del colegio tradicional a la casa. Craso error. Es cierto que cada familia desarrolla de distinta manera su práctica educativa, pero –definitivamente-, educar en casa es radicalmente diferente a la educación tradicional.

 

Finalmente, quienes optan por este estilo de vida, deben saber que necesariamente habrá que cambiar. Cambiar el temor al fracaso, por fe y esperanza –en Cristo-. Porque si confiamos en que Dios guía nuestros pasos, estaremos seguros. Nadie nace sabiendo ser padre o madre, pero en la biblia encontramos el mayor ejemplo de amor –incondicional- de un padre hacia sus hijos. Porque, si nosotros siendo malos, sabemos dar buenas cosas a nuestros hijos, ¿Cuánto más nuestro padre que está en cielo dará buenas cosas a quienes le pidan? Pidamos que Dios cambie nuestra mentalidad tradicionalista de educación porque, al final, en eso consiste el evangelio, en un cambio de mente.

 

Pastor Francisco Conejeros C.

Director Ejecutivo Colegio Virtual Betel.

Educación Cristiana Alternativa.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *