Altar familiar

Cuando salimos de misiones a República Dominicana Dios puso una palabra en nuestro corazón. Esta palabra es el relato del génesis cuando señala lo que hizo Noé y su familia inmediatamente después del diluvio… “Entonces salió Noé, y sus hijos, su mujer, y las mujeres de sus hijos con él. Y edificó Noé un altar a Jehová, y tomó de todo animal limpio y de toda ave limpia, y ofreció holocausto en el altar. Y percibió Jehová olor grato…” (Gén 8:18-21). Desde que recibimos esta palabra, nunca hemos dejado de levantar un altar familiar para el Señor, y como somos adoradores, todos los días cantamos himnos, oramos y compartimos un devocional. Son verdaderos cultos para nuestro Dios, pero en la intimidad familiar.

Por supuesto, este ejercicio espiritual tiene sus frutos. Uno de ellos es que nuestras hijas buscan a Dios sin necesidad de la presión de sus padres (por ejemplo, no es necesario llevarlas obligadas a la iglesia, como ocurre con algunos jóvenes cristianos). Además, cuando hemos estado enfermos o pasando alguna necesidad, todos oramos al Señor, y ellas ven como Dios responde. Al levantar un altar familiar diario, estamos formando el carácter del Señor en nuestros hijos, les mostramos que servimos a un Dios vivo que responde al clamor. Esta es nuestra labor bíblica como padres, instruir para la eternidad.

Comenzar es el primer desafío. Vivimos en una sociedad que nos exige; el tiempo es escaso pero, ¿Qué puede ser mas importante que enseñar a nuestros hijos a disfrutar de la presencia de Dios? También puede suceder que, al comienzo, les de vergüenza orar en público o que estas (oraciones) duren poco, o bien, si es que deciden orar en la mañana, puede que les cueste levantarse un poco mas temprano, en fin, ninguna de las opciones anteriores debe ser un impedimento para buscar al Señor en familia. El espíritu está dispuesto, pero la carne es débil; entonces, hay que someter la carne.

Levantar un altar familiar diario es una bendición para la familia cristiana que educa en casa. Si buscamos el reino de Dios y su justicia lo demás viene añadido. Busquemos al Señor cada día junto a nuestra familia y veremos el respaldo del Señor en todo, incluso en los estudios.

 

Pastor Francisco Conejeros.

Director Ejecutivo Colegio Virtual Betel.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *